la vida no tiene precio

Perú: Mafias defenderán su bastión en valle del Monzón tras captura de ‘Artemio’

Publicado: 2012-02-14

Zona produce 69% de coca del Huallaga y pobladores rechazan una base antidrogas. En esa cuenca el Ejército solo tiene dos puestos contraterroristas

Martes 14 de febrero de 2012

(Fotos: El Comercio/ Reuters)

ÓSCAR CASTILLA

Enviado Especial de El Comercio

Tingo María. Las personas sospechosas de encubrir y apoyar a “Artemio” fueron, hasta mediados del 2010, fiscales acusadores, jueces de paz y gobernadores regionales de facto en gran parte de los remotos centros poblados y caseríos del valle del Alto Huallaga, desde la extensa cuenca del Monzón hasta los alrededores de Aucayacu y algunos distritos de Tocache.

Hoy, ya caído el último cabecilla de Sendero Luminoso (SL), el equilibrio de fuerzas en la convulsionada zona se consolida, aunque ya de forma definitiva, a favor del poder casi anónimo de las firmas y acopiadores del narcotráfico.

El Comercio, que recorre la región desde la operación policial que jaqueó a ‘Artemio’ el pasado jueves, conoció que los principales narcotraficantes del Huallaga tomaron con preocupación extrema la caída en desgracia del ex jefe de sus fuerzas de choque.

Fuentes policiales en la zona revelaron que ahora estas mafias deberán defender por sí mismas –ya sin la experiencia y el apoyo político y militar organizado que poseía el cabecilla terrorista– su principal bastión: el valle del Monzón, que produce –según cifras oficiales– el 69% de la hoja de coca de la cuenca del Huallaga, y en menor medida las cuencas alrededor de Aucayacu.

ESTABA GOLPEADO

‘Artemio’ y su grupo armado habían dejado de operar y de cobrar cupos a los acopiadores de drogas y a las organizaciones en el Monzón desde el 2009. Sin embargo, hoy, de forma oficial, el valle ha quedado huérfano tras la caída de su capo.

Más aun, entre el 2010 y el 2011, la Dirección Antidrogas asestó un duro golpe y detuvo a los entonces colaboradores de Florindo Flores Hala en la zona: el ex alcalde del Monzón Iburcio Morales y el dirigente cocalero Eduardo Ticerán, actualmente procesados por sus nexos con Sendero. “Por eso ahora, ante este panorama, las mafias del narcotráfico no se harían problemas en reemplazar a ‘Artemio’ por los senderistas del valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE) que hace dos años se desplazaron a Tocache”, dijo un agente antidrogas que opera en la zona desde hace varios años.

Los narcotraficantes del Monzón –cuenca cocalera sin presencia del Estado– observan con recelo un proyecto de inteligencia que contempla, según conoció este Diario, instalar en la zona una base antidrogas. Esta sería similar a la de Santa Lucía (Tocache), creada hace más de dos décadas para combatir a las mafias colombianas y peruanas en Uchiza y Tocache, emporios de la droga en aquella época.

Fuentes policiales indicaron que este plan debe ejecutarse “ahora que el Huallaga ha sido remecido o nunca”. Esta propuesta, sin embargo, ha sido rechazada en forma agresiva en el Monzón por el gremio cocalero del lugar.

LOS AMIGOS DE ‘ARTEMIO’

La dinámica del narcotráfico en los caseríos del Monzón es, hasta ahora, poco conocida por la inteligencia antidrogas, que en los últimos tres años solo tiene el recuerdo de dos camionetas policiales quemadas en las operaciones para intervenir a los cocaleros Iburcio Morales y Eduardo Ticerán.

Este lugar fue abandonado por las fuerzas del orden después de la operación Fierro del 2003, que se ejecutó en este valle en forma sorpresiva.

En la actualidad en esta cuenca solo está presente el Ejército, que tiene dos bases contraterroristas, pero los soldados apenas salen de su cuartel. De otro lado, se espera que los cabecillas de las firmas del narcotráfico en Aucayacu –como el poderoso ganadero y propietario de fundos Gualberto Mejía Estrada ‘Gabino’– trasladen sus centros de operaciones al Monzón.

‘Gabino’ era un próspero hombre de negocios y benefactor en Aucayacu hasta fines del 2010, cuando la operación antidrogas Eclipse descubrió el verdadero origen de su fortuna.

Entonces, nadie esperaba que Mejía –pareja de Madeleine Cloud, alcaldesa de Aucayacu, y procesada por lavado de dinero del narcotráfico– fuera el principal socio de ‘Artemio’ y el hombre que le proporcionaba cuadros a los senderistas que estaban siendo golpeados. A tal punto que dos sobrinos de ‘Gabino’, los hermanos Félix y Edgar Mejía Ascencio ‘Izula’ y ‘Mono’, fueron mandos militares de Flores Hala hasta que cayeron en el 2009 y 2010.


Escrito por


Publicado en