no te intimida

PERÚ: Cazando a 'Artemio' (terrorista de Sendero Luminoso)

Publicado: 2012-02-17

Domingo 12.- Herido y derrotado, ‘Artemio’ es trasladado al Hospital de la Policía. La Fiscalía solicitará para él cadena perpetua.

El topo, la doble traición y todos los detalles de una cacería que comenzó el 2007. Además, la promoción “Zorba”, los que faltan ser capturados en el VRAE y las 4 esposas y 10 hijos de “Artemio”.

Carajo, a qué hora vamos a recibir la señal –masculló el mayor PNP Harvey Colchado Huamaní, conocido como ‘René’ en la Dirandro.

Tres años tenía el aliento en el cuello del camarada ‘Artemio’, jefe del Comité Regional del Huallaga (CRH) y último líder histórico de Sendero Luminoso en libertad.

Estaba más cerca de su presa que nunca, y la desesperación ya coleteaba en la penumbra del centro poblado de Puerto Pizana, en Tocache. Eran casi las 2 de la mañana del jueves 9 de febrero y allí se concentraba el pequeño grupo de policías de la División de Investigaciones Especiales (Divinesp) de la Policía Antidrogas.

 La espera por la señal se convirtió en agonía.

 A mediados del año pasado, la Divinesp logró captar a un miembro del CRH con el ofrecimiento de parte de los US$ 5 millones de recompensa que el Departamento de Estado de EE.UU. puso sobre la mesa por la cabeza de ‘Artemio’.

 Su vinculación con el narcotráfico puso finalmente en marcha el costoso engranaje para cazarlo en la infinidad de la selva.

 El problema era que el ‘topo’ no integraba el entorno íntimo del terrorista. Pero el escenario cambió el 6 de enero. La Bajada de Reyes vino con un trascendente regalo para los investigadores. En el centro poblado de Cuñumbuza, Tocache, fue capturado Marino Tapullima, ‘Dante’, importante miembro del pelotón de seguridad de ‘Artemio’.

Ante la baja, el ‘topo’ comunicó que había sido incorporado al cerrado séquito de seguridad.

 Entre el 15 de enero y 5 de febrero, el ‘topo’ mantuvo dos encuentros con los policías de la Divinesp en un lugar de Tingo María. En dichas reuniones se acordó que éste brindaría la ubicación exacta de ‘Artemio’ para su captura.

 El ‘topo’ contó que el terrorista se había desplazado a Tocache, pero advirtió que solía escoger un poblado distinto para pasar cada noche.

 El equipo de la Divinesp tenía que apostarse lo más cerca posible para esperar la señal. Y entonces, a las tres y treinta de aquella madrugada, la radio pitó dos veces, tal como había sido acordado.

 La alerta retumbó en la desolación de la selva.

 

LA CAMPANA DE ‘CAMPANILLA’

Como un asesino serial que busca ser descubierto, ‘Artemio’ escogió el peor momento para volver a levantar cabeza. El pasado 30 de enero realizó proselitismo y embanderó la localidad de Campanilla, en el departamento de San Martín, y a los pocos días hizo lo propio en La Pólvora, Tocache.

El martes 7 de febrero, el ‘topo’ filtró que ‘Artemio’ se encontraba en algún lugar del centro poblado de Santa Rosa de Mishollo. Los efectivos se contactaron con la “fuente” la tarde siguiente y acordaron que el operativo se realizaría la madrugada del jueves 9.

 El ‘topo’ advirtió que no podía hablar por radio en medio de la noche porque sería descubierto por los demás custodios. Así, se estableció el protocolo de comunicación: si el informante emitía una alerta radial significaba que ‘Artemio’ se encontraba en La Pólvora. Si eran dos, estaba en Santa Rosa de Mishollo, que era lo más probable. Tres alertas indicarían que se había movido a Tocache.

 ‘René’ y su equipo de 11 policías y un suboficial del Ejército, enlace de Contrainteligencia de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINI), llegaron a Puerto Pizana, un centro poblado ubicado a unos 10 kilómetros de Santa Rosa de Mishollo.

 –Artemio está en Mishollo –exclamó René al escuchar los dos pitidos. Los policías enrumbaron a dicha localidad a la espera de una nueva señal de confirmación.

 Cuando el ‘topo’ buscó restablecer la comunicación radial fue descubierto por uno de los miembros de seguridad de ‘Artemio’. En medio de la confusión y los gritos, el informante cogió su escopeta de perdigones calibre 16 mm. y disparó contra el cabecilla terrorista. ‘Artemio’ recibió impactos en el cuerpo y en las manos, lo que indica que intentó defenderse.

 El delator escapó, mientras los guardias de ‘Artemio’ intentaban auxiliarlo. Eran aproximadamente las 4 y 20 de la mañana. Los policías se quedaron a medio camino en espera de la nueva comunicación que no llegaba.

 ‘Artemio’ fue llevado a una botica de Santa Rosa de Mishollo y lo atendieron dos enfermeros. El terrorista ordenó seguir a La Pólvora.

 A las 6 y 30 am, los agentes de la Dirandro llegaron a Santa Rosa de Mishollo. Decidieron avanzar lentamente sin saber exactamente a dónde ir, mientras efectuaban disparos al aire. Solicitaron refuerzos a la Base de Santa Lucía, pero ningún helicóptero se encontraba disponible a esa hora. Llamaron a la Base de Tingo María y hallaron un helicóptero MI-17 que partió de inmediato al punto en el que estaban.

 A eso de las 7 y 45 am, se divisó desde el helicóptero un bote con 5 hombres armados en la margen izquierda del río Mishollo. Realizaron disparos. Los terroristas abrieron fuego y lograron escapar.

 Los terroristas encontraron una choza en la zona de Cachiyacu, a unos 8 kilómetros al norte de Mishollo, y abandonaron allí al malherido.

 Sería una doble traición para el senderista. Sus escoltas huyeron, pero dos de ellos fueron atrapados el sábado 11 y no demoraron en cantar las coordenadas del líder.

 El domingo 12, los terroristas guiaron a las patrullas combinadas de la Policía y el Ejército hacia Cachiyacu. Fue un batallón del Ejército el que encontró a ‘Artemio’ en la choza vacía, solo y tendido sobre un sucio colchón. El terrorista llevaba un short celeste y un polo negro ensangrentado. Suplicó por su vida y pidió que lo llevaran a un hospital. En su mochila se encontró documentación senderista, preservativos y ropa íntima de mujer.

 DE CAMANÁ AL HUALLAGA

Florindo Eleuterio Flores Hala, el verdadero nombre de ‘Artemio’, es oriundo de Camaná, Arequipa. Tiene 51 años, mide 1.60 metros y pesa 140 libras, según su ficha del Departamento de Estado de EE.UU.

 ¿Cómo es que este menudo camanejo acabó liderando el Comité Regional del Huallaga, una de las facciones más sangrientas de Sendero Luminoso?

 ‘Artemio’ dejó la escuela en tercero de secundaria. En 1980, a los 19 años, ingresó a servir en la Base del Ejército en Locumba, Tacna, donde el hoy presidente Ollanta Humala llevaría adelante una rebelión militar 20 años después.

 Solicitó su baja en 1982 y, dos años después, un tío, José Flores Hala, le propuso viajar al Valle del Huallaga para enrolarse a Sendero Luminoso, que necesitaba cuadros con formación militar. ‘Artemio’ tenía entonces 23 años.

 El jefe del CRH era el camarada ‘Santiago’, pero ‘Artemio’ no tardó en sucederlo debido a su “ascendencia y pasta de líder”, según un informe de la Dirección Contra el Terrorismo (Dircote).

 Se le conocen 4 esposas y 10 hijos, pero ha trascendido que solía embarazar a las mujeres de sus propios lugartenientes. “Era un abusivo”, dice un efectivo de la Dircote.

 Durante los 28 años que permaneció oculto en el Huallaga, ‘Artemio’ dirigió más de 500 atentados, con un saldo aproximado de 1,000 muertos, entre policías, militares y civiles, así como asesinatos masivos y selectivos de población nativa (ver nota aparte). Reforzó, del mismo modo, su relación con los narcotraficantes al punto de convertirse en una suerte de guardaespaldas de los barones de la droga y de la tala ilegal de madera.

 En 2001, ‘Artemio’ envió cartas a monseñor José Luis Bambarén solicitando conversar con un representante del gobierno de Alejandro Toledo. Bambarén confirmó a IDL Reporteros que se reunió hasta en 4 oportunidades con ‘Artemio’, pero las conversaciones se frustraron cuando se le solicitó que depusiera las armas. Él exigía la amnistía general para los senderistas presos.

 En los últimos años, ante la posibilidad de su captura, intentó negociar su rendición con el gobierno de Alan García, pero no llegó a ningún acuerdo.

 Tras sus pasos no solo estaban la Policía y el Ejército, sino todas las unidades de inteligencia del Estado.

 Pero el equipo de la Divinesp que obtuvo este éxito espectacular no nació hace unos cuantos meses. La cacería empezó en 2007, cuando el entonces jefe del Equipo Especial de Investigación (EEI) de la Dirandro, coronel Carlos Morán, creó un subgrupo al mando de los mayores ‘René’ y Walter Lozano, ‘Bica’, para desarticular al Comité del Huallaga.

 Morán convenció a la Drug Enforcement Administration (DEA) estadounidense de apoyar al grupo de la Dirandro en vista de que los terroristas del Huallaga tenían una alianza con el narcotráfico. Asesores legales armaron un expediente comprometedor. Y fue gracias a ese soporte que los policías pudieron tejer una red clave de informantes pagados.

 En 2008 la Divinesp captó a un miembro de la seguridad de ‘Artemio’ que filmó subrepticiamente reuniones del terrorista con dirigentes cocaleros. La ‘Operación Eclipse’ finalizó en noviembre de 2010 con la detención de 15 nacotraficantes y 42 líderes cocaleros, entre ellos el alcalde del Monzón, Iburcio Morales, y Rosa Obregón. El dirigente cocalero Eduardo Ticerán sigue prófugo.

 El ex ministro del Interior, general PNP (r) Miguel Hidalgo, declaró que las investigaciones de la Divinesp establecieron que existía una relación entre ‘Artemio’ y la ex congresista nacionalista Nancy Obregón. Hidalgo recordó que Santa Rosa de Mishollo, el lugar donde encontraron al terrorista, “es su territorio”.

 Obregón fue contratada por el actual presidente del Congreso, Daniel Abugattas, para organizar las sesiones descentralizadas del pleno.

 Desde 2008 a enero de este año, el equipo de 11 policías de la Divinesp y el suboficial EP de la DINI lograron echar el guante a unas 100 personas, entre terroristas y traficantes, que aportaron información sobre ‘Artemio’. Del mismo modo captó a una treintena de “topos” que, uno a uno, posibilitaron la captura de los diversos mandos del CRH hasta llegar al cabecilla terrorista.

 Fue un trabajo de penetración o ‘sembrado’ que se concretó exitosamente gracias al sistema de recompensas. Los sucesivos golpes policiales obligaron a ‘Artemio’ a abandonar su guarida en Aucayacu para desplazarse a Tocache sin imaginar que una traición acabaría con su estela de 28 años de sangre y terror.

 Promoción ‘Zorba’

‘Artemio’ era el único líder histórico en libertad. 

1) Osmán Morote Barrionuevo. 2) Yovanka Pardavé. 3) ‘Artemio’. 4) Tito Valle Travesaño. 5) Nila Zanabria. 6) Margie Clavo Peralta. 7) Juana Durand Araujo. 8) Elena Iparraguirre. 9) Laura Zambrano. 10) Abimael Guzmán. 11) Óscar Ramírez Durand. 12) Angélica Salas. 13) Jenny Rodríguez Neyra. 14) Martha Huatay Ruiz. 15) Adolfo Cornejo Díaz. 16) César Paredes Rodríguez

‘Artemio’ es uno de los 19 dirigentes del Comité Central de Sendero Luminoso que aparecen en el famoso video “Zorba El Griego”. Entonces tenía 28 años.

 La filmación se realizó en una casa en San Borja, mientras se llevaba a cabo la clausura de la “III Sesión del I Congreso del Partido Comunista del Perú - Sendero Luminoso”, en 1989. En el cónclave terrorista se discutió la “ofensiva” que SL realizaría en Lima y la figura de Abimael Guzmán como “personaje indiscutible en la Guerra Popular” (CARETAS 1148). Guzmán fue filmado ebrio, retratándose con cada uno de los miembros del Comité Central y bailando ‘Zorba el Griego’ con Elena Iparraguirre, ‘Miriam’.

 El video, de 9 minutos de duración, fue encontrado por el Grupo Especial de Inteligencia (GEIN) en enero de 1991 y permitió la plena identificación de Guzmán, del que no se tenían nuevas fotografías, y de su buró político.

Los Que Faltan

 

‘Alipio’ es el mando militar y ‘José’ (centro), el jefe político. ‘Raúl’ (derecha) es el tercero en el mando. En los 3 últimos años han asesinado a 62 soldados en 28 emboscadas.

 

 El domingo 12, tras confirmar la captura de ‘Artemio’, el presidente Ollanta Humala instó a las fuerzas del orden a “capturar a los remanentes ‘narcosenderistas’ que actúan en el VRAE (Valle de los Ríos Apurímac Ene)”.

Ellos son los hermanos Víctor Quispe Palomino, ‘José’, Jorque Quispe Palomino, ‘Raúl’, y Orlando Borda Casafranca, ‘Alipio’. El gobierno norteamericano ofrece por ellos una recompensa de US$ 5 millones.

 Solo en los últimos 3 años, el trío ha dirigido 28 emboscadas, derribado 2 helicópteros militares y asesinado a 62 soldados. El Comando Conjunto de las FFAA dirige las operaciones de búsqueda de estos terroristas sin éxito alguno.

 


Escrito por


Publicado en